Transporte, distribución y almacenamiento: La estiba lo hace todo


Estibas cartagena

Si se habla de movimiento de material en una empresa, generalmente se podría pensar en un sistema robusto que controla entradas y salidas de materia prima o producto terminado, sin detenerse a pensar mucho en el papel crucial que la estiba desempeña en estos movimientos. Sin embargo, qué empresa de alimentos, bebidas o cualquier otro tipo de negocio puede realizar procesos de su cadena de abastecimiento sin una de ellas?

Las estibas son una pieza cable en procesos de almacenamiento y transporte de mercancía, y a pesar de su simpleza, hay un amplio rango de oferta en cuanto a tamaño, material y forma. Anteriormente, la decisión de un tipo de estiba dependía exclusivamente de su precio; sin embargo, hoy en día hay nuevos factores de decisión en la elección de una estiba, cuyo tipo y calidad impacta directamente en seguridad de los procesos, tiempos de cargue y descargue y calidad y protección del producto transportado.

Las empresas que, además de tener en cuenta el precio de una estiba evalúan su compra en función de su calidad, pueden llegar a reducir significativamente sus costos de transporte y mejorar la eficiencia en su cadena de suministros. Muchas veces, la escogencia del tipo de estiba depende del producto que se quiera transportar; por ejemplo, las empresas de productos comestibles, bebidas, farmacéuticos o electrónicos, tienen generalmente unas condiciones de transporte muy específicas, dada la importancia en aspectos sanitarios, de seguridad o consistencia que el producto pueda tener.

La madera es, tradicionalmente, el material más utilizado y popular para producir estibas. Su economía frente al plástico o al aluminio, su resistencia y su durabilidad, y su soportable peso para ser manipulado lo hacen un referente internacional para todo tipo de transporte. A diferencia de otros productos, la madera es fácilmente reciclable, 100% natural lo que lo hace un material biodegradable, y completamente reparable.

La estibas plásticas también representan una gran alternativa para el transporte de productos, y ha ganado adeptos en los últimos años gracias a su mayor cantidad de reutilización, peso ligero y reciclaje (si una estiba de plástico se rompe puede ser pulverizada y utilizada nuevamente en el proceso de producción de una nueva estiba, en lugar de ir a la basura). Su durabilidad puede ser favorable en la disminución de los costos de transporte debido a que se pueden hacer muchos viajes con una misma estiba; sin embargo los costos de producción pueden llegar a ser más altos que el de una estiba de madera. También hay una ventaja adicional frente a sus compañeras en madera y es su seguridad en la manipulación, ya que no contienen ni astillas ni puntillas, lo que las hace menos peligrosas para un operario en un almacén o en un proceso de cargue o descargue.

Muchas alternativas se presentan en la elección de una estiba de transporte para nuestros productos, teniendo en cuenta las necesidades de nuestros clientes y del material que movemos. Desde la tradicional madera, pasando por el plástico y la reciente incursión de la producción de estibas de aluminio, representan una gran oferta de este producto del que muy poco se habla, pero que es vital para las operaciones diarias de todas las empresas, y que difícilmente pueda ser reemplazado o eliminado en un futuro próximo.

Todos los derechos reservados por Central de Maderas G&S SAS.

 

 

Que piensas sobre el tema?